– Casos Prácticos –

  • CASO 1: persona separada o divorciada con hijos que inicia una relación con una persona sin hijos.
  • CASO 2: persona separada o divorciada con hijos que inicia una relación con una persona separada o divorciada que también tiene hijos.
  • CASO 3: alguno de los dos casos anteriores al que se añade un hijo nacido de la nueva pareja.
  • CASO 4: persona separada o divorciada con hijos que tiene una nueva pareja que pertenece a la misma familia que su pareja anterior
  • CASO 5: persona separada o divorciada con uno o más hijos que no tiene una nueva pareja.
  • CASO 6: persona viuda con hijos que inicia una relación con una persona soltera sin hijos.
  • CASO 7: pareja que adopta un niño, tanto si ya tiene hijos como si no.
  • CASO 8: pareja del mismo sexo que adopta un niño.
  • CASO 9: madre que decide tener un hijo sola.
  • CASO 10: padre que decide tener un hijo solo.
  • CASO 11: pareja que tiene un hijo con el espermatozoide otro hombre.
  • CASO 12: pareja en la que él pone el espermatozoide y ella no pone el óvulo y sí el vientre.
  • CASO 13: pareja en la que él pone el espermatozoide y ella no pone ni el óvulo ni el vientre.
  • CASO 14: pareja del mismo sexo que concibe un hijo.
  • CASO 15: pareja de hombres que tiene un hijo en un «vientre de alquiler».
  • CASO 16: transferencia de embriones.
  • CASO 17: familias de acogida.
  • CASO 18: familias de colores, culturas y orígenes diferentes.
  • CASO 19: parejas abiertas.

 

“No hay familias perfectas, todos formamos parte de familias imperfectamente maravillosas, pues si estás aquí leyendo esto es porque tu familia logró su objetivo principal: que tu vida fuera posible y que la vida de los tuyos siguiera adelante. Más allá de las circunstancias, lo lograron. Tu familia y sus vínculos son un éxito, imperfecta ella, imperfectos ellos, pero exitosos al fin y al cabo.”